Observatorio Inmobiliario y de la Construcción nº94

OBSERV V TORIO INMOBILIARIO Y DE LA CONSTRUCCIÓN pág 76/nº 94/2018 MERC A DO RESIDENCIAL L as causas que llevaron al sector inmo- biliario español a sumirse en la peor crisis de su historia son de sobras co- nocidas por todos. No es novedad que los expertos en materia inmobiliaria advirtamos de que “no se deben repetir errores del pasado” o que “no hay que estirar más el brazo que la manga”. Puede parecer de Pero- grullo, pero lo cierto es que la falta de mesura y las ganas de especulación inmobiliaria fueron las que llevaron al sector a un punto límite en el que todos los agentes implicados salieron perju- dicados de una forma u otra. En este sentido, y en un momento en el que se cumplen diez años del inicio de la crisis eco- nómica mundial, puede decirse que el mercado inmobiliario español ha alcanzado niveles ópti- mos en lo que respecta a los principales indica- dores inmobiliarios: estabilidad de los precios, compensación entre oferta y demanda (a excep- ción de algunas zonas de las principales capita- les de provincia), número de préstamos hipote- cas, concesión de visados para la construcción de viviendas… Si bien el sector todavía aqueja algunos de los problemas heredados del ‘boom’ inmobiliario, lo cierto es que el panorama eco- nómico ha cambiado mucho desde que hace sólo cinco años el mercado de la compraventa de viviendas tocara fondo. Hoy la situación es bien distinta: las transacciones de inmuebles aumentan mes a mes mientras el número de desahucios decrece en un contexto de bonanza económica, menor tasa de desempleo y de un ligero aumento de la renta anual de las familias. Cuando tan solo resta un trimestre para que finalice el 2018, en España se respira un am- biente de optimismo en lo económico que fa- vorece también al sector inmobiliario. No es casual que el pasado mes de agosto más del 5% de los españoles afirmara que tenía en mente comprar una vivienda durante el próximo año, tal y como refrenda un estudio elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). De hecho, en ese mismo estudio se ponía de manifiesto la creencia por parte de un 68% de la ciudadanía española de que el precio de la vivienda seguirá con su tendencia al alza en los próximos 12 meses, lo que motiva que muchas de aquellas familias que buscan adquirir una vivienda quieran hacerlo cuanto antes. Las en- tidades financieras tienen también buena parte de protagonismo en esta mejoría paulatina del mercado, pues la reactivación del crédito ha permitido que muchos hogares con ingresos es- tables puedan firmar un préstamo hipotecario. La pregunta ahora es: ¿ha tocado techo el mercado inmobiliario español o todavía va a seguir creciendo en lo que a compraventas, pre- cios y construcción de viviendas se refiere? Lo cierto es que se ha entrado en una fase que po- dría describirse como de “adultez”, en el que el mercado inmobiliario da síntomas de madurez en su comportamiento y ofrece unas perspec- tivas de crecimiento sostenible a largo plazo. Además, resulta muy interesante el encaje gra- dual que nuevos players inmobiliarios como las proptech están teniendo en el sector gracias a una propuesta de servicio novedosa y dirigida específicamente al cliente final, la que a su vez está fomentando que las organizaciones tradi- cionales apuesten por la innovación y un acer- camiento sin precedentes a su público objetivo. Eso sí, no se puede soslayar el principal reto que el sector inmobiliario residencial tiene por delante, que no es más que el acceso a la vivien- da por parte de la ciudadanía, especialmente en las grandes ciudades. Así pues, la regulación del alquiler y la prevención de la especulación inmobiliaria están llamadas a ser dos de los pi- lares de esa etapa adulta de un sector inmobilia- rio que debe seguir siendo uno de los motores de la economía española. [ ] El mercado inmobiliario español ya es "adulto" Ramón RieraTorroba Presidente de FIABCI Spain & Europe

RkJQdWJsaXNoZXIy NTQ2OQ==