Observatorio Inmobiliario y de la Construcción nº94

pág 90/nº94/2018 OBSERV V TORIO INMOBILIARIO Y DE LA CONSTRUCCIÓN E n sesión celebrada el pasa- do día 4 de mayo de 2018 el Consell de la Generalidad Valenciana aprobó el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral de la Comunidad Valenciana (conoci- do como PATIVEL). Como punto de partida es importante destacar que el PATIVEL regula única y ex- clusivamente el “suelo en situación básica de suelo rural”, no afectando al suelo urbano consolidado. Las determinaciones del Plan re- cogidas en el Decreto 58/2018, y que entraron en vigor el 12 de mayo, con la publicación del mismo en el Dia- rio oficial de la Generalidad Valen- ciana, prevalecen frente a los planes urbanísticos municipales, los cuales sólo podrán contener respecto del mismo determinaciones que impli- quen un mayor nivel de protección. No obstante ello, los suelos con pro- grama de actuación aprobado, pa- ra evitar que el suelo quede sujeto al régimen establecido en el nuevo Plan, deberán ejecutar y finalizar las obras de urbanización en los plazos y condiciones establecidos en la le- gislación vigente al momento de la aprobación del programa. Habién- dose fijado que en ningún caso, el inicio de las obras de urbanización podrá superar los cinco años desde la aprobación del Plan y la finali- zación y recepción de las obras de urbanización y dotaciones públicas cinco años más. El PATIVEL establece un ámbi- to de aplicación que divide en tres franjas de suelo, que contarán con una mayor permisividad de usos a medida que nos alejemos de la ribe- ra del mar. Así el plan distingue los siguientes ámbitos: el “estricto” que comprende los suelos situados en los primeros 500 metros desde la ribera del mar; el “ampliado”, suelo situa- do entre los 500 y 1000 metros; y el “ámbito de conexión”, franja que discurre entre los 1000 y 2000 metros de suelo desde la ribera del mar. Atendiendo a la protección otor- gada el Plan distingue varias ca- tegorías de suelo, por un lado los “suelos no urbanizables de protec- ción del litoral” que abarcan hasta los 500 metros desde la ribera del mar, los cuales deben permanecer en situación básica de suelo rural, quedando prohibido en los mismos, con carácter general, nuevas edifi- caciones, pero sí la rehabilitación y adecuación de las existentes para usos residenciales y terciarios rela- cionados con la proximidad al mar, así como la actividad turística den- tro de parámetros de alta sostenibili- dad. La rehabilitación y adecuación de los inmuebles existentes requeri- rá que se justifique su adecuación a las afecciones ambientales y territo- riales y la elaboración de un estudio de integración paisajística. Por otro lado, el Plan crea los denominados “suelos no urbaniza- bles de refuerzo del litoral”, que es el que se sitúa entre los 500 y 1000 metros de la línea de costa, y que vienen a reforzar la protección de los suelo de la categoría precedente dotándoles de continuidad física y funcional. En estos suelos, igual- mente deben permanecer en situa- ción básica de suelo rural, pudién- dose autorizar los usos de dotacio- nes públicas, deportivos, hoteleros y asistenciales con un altura máxima de dos plantas y siempre con condi- ciones restrictivas. Junto ellos, y vertebrando los mis- mos, y garantizado la conectividad ecológica y funcional, se encuentra los denominados “corredores ecoló- gicos y funcionales”, los cuales ven- drán concretados por la planificación municipal, y sobre los que se auto- rizarán aquellas actuaciones que no supongan un menoscabo para su función conectora del territorio. Igualmente el PATIVEL regula un régimen específico de incremen- to del índice máximo de crecimiento de suelo de la Estrategia Territorial para favorecer la actividad hotelera en los municipios de costa, al ser, según se recoge en el mismo, una apuesta decidida del plan la ordena- ción del territorio para favorecer un turismo de calidad. Por otra parte el PATIVEL ga- rantiza a los propietarios de edifi- caciones unifamiliares diseminadas en situación irregular el derecho a su regularización a través de pro- cedimientos de integración pai- sajística y disminución del impacto ambiental, como el control de los vertidos irregulares de aguas feca- les. De este modo, los propietarios de las mismas podrán seguir ha- ciendo uso de estas edificaciones siempre y cuando se garantice que no se causan perjuicios al medio ambiente. [ ] La Comunidad Valenciana blinda su costa URBA N ISMO EnriqueAmblar Abogado de Carrau Corporación

RkJQdWJsaXNoZXIy NTQ2OQ==